¿Jugamos a una Aventura?

Aventuras donde tú eres el protagonista

La Isla y los Piratas: Conclusión 1ª escena

La conclusión del primer capítulo. ¿Habréis acertado?

A.

Decides quedarte donde estás, sin tener claro qué hacer. No sabes qué ha pasado y sabes seguro que no es un sueño, ya que te has pellizcado el brazo y sientes dolor, por lo que lo mejor será quedarse ahí, no sea que luego no tengas posibilidad de regresar con tus padres.
Te sientas en el suelo y durante una hora no pasa nada, aunque ves pasar a un señor vestido de rojo y luego a un carro tirado por dos caballos.
Ya te estás cansando y preocupando, por lo que miras la roca en la que está la extraña espiral.
Te acercas y la tocas. Entonces empieza a brillar y de nuevo te ciega.
Cuando recuperas la vista todo vuelve a ser normal y sueltas un suspiro de alivio.
Les cuentas a tus padres lo que te ha pasado pero no te creen, es demasiado fantástico.
—A ver si al final sí lo he soñado —te dices.

FIN, LA AVENTURA HA ACABADO

B.

Caminas en dirección al pueblo y después de andar durante cinco minutos te cruzas con un señor que monta un caballo blanco grande y elegante. El hombre lleva una ropa roja muy curiosa de botones dorados, botas y un sombrero también rojo con una pluma amarilla.
Al pasar a tu lado te mira con curiosidad y te saluda sin detenerse. Te giras para ver cómo se aleja pero entonces ves que algo cae de su caballo.
—¡Señor, señor! —gritas, señalándole la bolsa de cuero que está en el suelo.
El hombre se detiene y la recoge, para luego acercarse a ti.
—Muchas gracias, menudo disgusto se habría llegado mi hijo si pierdo esto. Por cierto, ¿acabas de llegar a la isla? Sé que hay algunos niños que han venido solos para instalarse y luego vendrás sus padres.
Dices que sí con la cabeza, sin saber qué contestar.
—Pues en ese caso vente a mi casa, así no tienes que dormir en el albergue. Además, tengo un hijo de tu edad que se llama Jorge.
—De acuerdo —contestas.
Te subes con él en su caballo y os alejáis, tomando el camino del bosque.
Unos minutos después os encontráis con un chico que está intentando liberar a un burro al que se le ha atascado la pata entre dos piedras.
—Este es mi hijo, Jorge —dice el hombre.
Bajas del caballo y le ayudas a liberar su burro.
—Muchas gracias —te dice.

C.

Caminas por el bonito bosque hasta que te encuentras con un chico de tu edad que está intentando liberar la pata de un burro, que al parecer se ha quedado aprisionada entre dos rocas. El pobre animal parece estar sufriendo.
—Espera que te ayudo —le dices.
Entre los dos conseguís liberarlo unos segundos después.
—Muchas gracias —te dice—. Soy Jorge. ¿Eres uno de los niños recién llegados a la isla?
En ese momento aparece un hombre vestido de rojo a caballo.
—Hola, hijo —le dice al niño.
—Papá, el burro se había quedado atascado entre dos rocas. —Te señala a ti—. Me ha ayudado y entre los dos hemos podido soltarlo.
—Muchas gracias. —El señor baja del caballo y te da la mano—. Si quieres puedes venir a nuestra casa. ¡Uy, se me ha caído la bolsa! —exclama, montando de nuevo y marchándose al galope por donde había venido.
—Ven, mi casa está por aquí.

ENHORABUENA A LOS QUE HABÉIS ELEGIDO B O C, CON

Anterior

Una emocionante historia esta semana con premio: La isla y los piratas

Siguiente

La Isla y los Piratas: 2ª Escena

2 Comentarios

  1. Sandra

    Yuhuuuuuuu!!!!!

  2. Vanessa

    Genial!

Responder a Sandra Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies