¿Jugamos a una Aventura?

Aventuras donde tú eres el protagonista

La Isla y los Piratas: conclusión de la 3 escena

¿Quién habrá acertado?

Ahora lo sabremos:

A.

En una hora ya estáis montados en el bote, junto a la amiga de Jorge. Se llama Ana y tiene diecinueve años.
La chica comienza a remar y la pequeña barca se aleja de la costa, esquivando media docena de barcos que van y vienen del puerto.
—Es aquel de allí—dice tu amigo, señalando un barco mediano que está anclado bastante lejos.
—¿Seguro? —preguntas—. No parece un barco pirata.
—Porque lo han disfrazado —dice tu amigo.
Miras a tu alrededor y ves algunos barcos pesqueros no muy lejos de vosotros.
—Bien, no llamaremos la atención.
—¿Tenéis pensado qué vais a hacer cuando estemos cerca? —pregunta Ana.
Este va a contestar cuando os cruzáis con una barca con tres tipos que os miran con cara de pocos amigos.
Jorge se pone pálido como el papel.
—¡Son ellos, son los que me secuestraron!
Pero los hombres de la barca también lo han reconocido, ya que sacan sus pistolas y os agacháis, pero los disparos agujerean la barca y os lanzáis al agua antes de que se hunda.
Mientras intentas alejarte nadando ves que la barca se acerca a vosotros y te entra muchísimo miedo.
En ese momento comienzas a marearte.
De pronto ya no estás en el mar, sino en la isla, junto a tus padres.
—¡Me he salvado! —exclamas con alegría.
—¿Qué? —preguntan tus padres.
—Nada, nada, nunca me creeríais.

FIN

B.

A pesar de los nervios de Jorge, consigues convencerlo de que es mejor salir de noche.
Así, con la luz de las estrellas como única iluminación el bote se va alejando del puerto dirigido por Ana, la amiga de Jorge, una chica mucho mayor que vosotros. El barco poco a poco va creciendo según os acercáis.
—No parece un barco pirata —comentas, sin saber seguro si tu amigo estará lo cierto o no.
—Pero no es normal echar el ancla tan lejos del puerto —dice Ana.
—Bien, de momento nadie nos ha visto, estamos cerca de conseguirlo —dijo Jorge, animado.

LA AVENTURA CONTINÚA EN LA SIGUIENTE ESCENA.

C.

Llamáis a Miguel a parte.
—Tenemos que hablar contigo —le decís.
Jorge le cuenta todo lo que sabe.
—Piratas, ¡madre mía! —exclama Miguel, rascándose la barbilla—. Bien, venid conmigo, se lo tenemos que contar a algunas personas, seguro que nos ayudarán.
Animados le seguís por el pueblo hasta que entra en un almacén.
—Aquí no hay nadie —comentas.
En ese momento Miguel os apunta con una pistola.
—Nos habéis descubierto, pero no habéis sido demasiado listos.
El hombre se acerca para ataros pero en ese momento le das un empujón y pierde el equilibrio.
—¡Corre! —le chillas a Jorge.
Este te hace caso pero antes de que te puedas alejar Jorge te agarra de un pie y te hace caer al suelo.
—Esta me la pagarás. —Te apunta con la pistola a la vez que te mira con rabia. Ves como su dedo se mueve despacio en el gatillo y de pronto te mareas.
Cuando te recuperas estás en la playa, junto a tus padres.
—¡Menudo desmayo! —exclama tu madre, aliviada de que estés bien.

FIN

Anterior

La Isla y los Piratas: 3a escena

Siguiente

La Isla y los Piratas: 4ª escena

2 Comentarios

  1. María soledad Sánchez Martínez

    La B

  2. Yolanda

    Hola, yo he dejado un comentario en la 3ª escena de hoy antes de las 10, pero no aparezco en los comentarios. Será supongo por la actualización de los comentarios? También habíamos elegido la opción B, salir con la barca de noche.

Responder a María soledad Sánchez Martínez Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies