¿Jugamos a una Aventura?

Aventuras donde tú eres el protagonista

Peligro en la Jungla: Escena 5 (conclusión)

Ya hemos llegado casi al final de la historia. Esta es la conclusión de la última escena y mañana a las 12 publicaré el epílogo de la historia, donde además os pondré una tabla con la puntuación y os diré cómo elegir al ganador. Además, mañana os adjuntaré un enlace a una pequeña encuesta para que me contéis qué os ha parecido la aventura.

A.
Das un fuerte chillido que sobresalta a Lucía, la cual da un salto. Sin embargo, el brusco movimiento de Lucía hace que la serpiente se lance sobre ella, mordiéndole en la cadera.

   Lucía suelta un chillido de dolor y se aleja corriendo, al igual que tú.

   —¿Qué pasa? —pregunta Fabián.

   —¡Una serpiente le ha mordido!

   A tu lado Lucía se deja caer en el suelo.

   —Me encuentro fatal… —murmura.

   —¿Cómo era la serpiente?

   —No sé… Como todas… Así de color marrón oscuro, aunque la parte de abajo de la cabeza la tenía amarilla.
—¿Amarilla? —Fabián abre mucho los ojos—. Si se trata de una víbora de barba amarilla lo tiene fatal, ¡son letales para el ser humano! ¡Corre y busca ayuda!

   Corres durante los siguientes veinte minutos como no has corrido en tu vida. Llegas a lo alto de la loma y te tropiezas con unos soldados, que estaban subiendo por el otro lado.

   Les cuentas lo ocurrido a la vez que lloras sin parar y estos llaman por radio para que envíen a toda prisa un helicóptero, el cual pasa por encima de vosotros unos pocos minutos.

   Tú, por tu parte, te desplomas en el suelo, sin fuerzas.

   Una hora después, ya en el pueblo que hay al otro lado de la loma, los soldados te explican que tu amiga está entre la vida y la muerte aunque esperan que sobreviva.

B.
Le lanzas una piedra al animal, pero, aunque estás a apenas tres metros de distancia fallas, ya que no tienes práctica en tirar piedras y encima los nervios te juegan una mala pasada.

   Sin embargo, la piedra cae lo suficiente cerca de la serpiente para que esta se sobresalte y se mueva con rapidez. El problema es que, en lugar de alejarse, se acerca a ti. En unos pocos segundos ha recorrido la distancia que os separa antes de que puedas reaccionar.

   Retrocedes en cuanto te das cuenta y te tropiezas con una raíz que sobresale del suelo. Caes de espaldas y te das un fuerte golpe en la cabeza con algo muy duro y pierdes el conocimiento.

   Cuando despiertas te encuentras en una cama. No sabes cuánto tiempo ha pasado, pero sientes mucho cansancio, además de un fuerte dolor de cabeza.

   —No te preocupes —te dice Fabián, que está a tu lado—. Estás a salvo. Estamos en un pueblo muy cerca de donde tuviste el accidente.

   —¿Y Lucía? La serpiente…

   —No te preocupes, la serpiente se marchó y por suerte no mordió a nadie. Dentro de unos minutos vendrá mi hermana, ahora descansa.

C.
Coges la rama que tienes cerca. No es un simple palo, sino que tiene bastantes hojas, así que te acercas al animal.

   Escuchas como la serpiente sisea enfadada, pero por suerte no puede alcanzarte, ya que la rama se lo impide.

   En cuanto ves que Lucía se ha alejado sueltas la rama y te alejas también corriendo.

   —¿Qué ha pasado? —pregunta Fabián, al ver vuestra cara de susto.

   Le explicas lo que ha pasado.

   —Has hecho muy bien, ese tipo de serpiente es peligrosísima, mata a mucha gente al año.

   Continuáis vuestro camino y estáis llegando a lo alto de la loma cuando aparecen dos soldados.

   —¿Vosotros sois los que os estrellasteis hace unos días? —pregunta uno de ellos.

   —Sí —decís los tres a la vez.

   —Llevamos días buscándoos, pero no sabíamos dónde estaba el avión, suerte que estáis bien. Venid con nosotros, os verá un médico y luego me imagino que querréis comer.

   —¿Tenéis también cerveza? —pregunta Fabián, sonriendo.

Anterior

Peligro en la Jungla: Escena 5

Siguiente

Peligro en la Selva: Epílogo y puntuación

1 Comentario

  1. Maria Jesús Alonso Ríos

    Me a gustado mucho, deseando saber el final.

Responder a Maria Jesús Alonso Ríos Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies